Monte Plata trabaja para “endulzar” su economía con la caña

En Monte Plata, de manera concreta, no se está elaborando panela de caña, pero la gente de esta provincia habla con tanto optimismo sobre el tema, como si ya se estuviera haciendo. Las razones parecen ser obvias. Se trabaja en la siembra de 16 mil tareas para el proyecto Esmeralda, en su mayoría orgánica, y eso dará “otro vuelo” a toda esta zona que en el pasado tuvo gran esplendor y movimiento de dinero con ese cultivo. El proyecto Esmeralda pertenece a la Asociación de Cañicultores de Monte Plata (Acamopla), institución que trabaja en varios frentes, incluidos aquellos que buscan aperturas de mercados.

“Pero a raíz del proceso de capitalización de la industria azucarera, eso nos dejó en un estado de pobreza. Durante quince años Monte Plata estuvo en un proceso de inactividad productiva”, agrega Peralta, observado atentamente por el productor Leonardo Sánchez, secretario general de Acamopla y propietario de uno de los trapiches que existen en la provincia. Peralta Mendoza rememora que en 2010 se hizo el Plan Estratégico de Monte Plata, que encabezó el senador Charlie Mariotti (Partido de la Liberación Dominicana) y ese plan reflejaba todo el tiempo que había que producir.

“Ese plan decía que la gente tenía en sus genes la producción de azúcar, pero a la vez pensábamos en que ya nosotros no tenemos ingenios ni había un proceso definido”, apunta el principal directivo de Acamopla y presidente a la vez de la Federación de Colonos Azucareros (Fedoca).

Cuando Peralta Mendoza habla de la producción de caña orgánica recuerda el gran Know-how (algo así como conocimiento o transferencia) que tuvo la zona de Chirino entre 1997 y 98, cuando se certificó como de caña orgánica a través de un proyecto que había en la comunidad. De ahí surgieron dos proyectos piloto (uno de ellos con Leonardo Sánchez) en procura de que no se extinguiera la idea y el interés en el cultivo.

El proceso para la formación de Acamopla duró unos dos años. En 2013 se inició el proceso con la formación de la institución. La idea era sembrar caña, pero la gente se preguntaba para dónde llevarían esa caña y qué se iba a hacer con ella. Para suerte de los monteplateños, en una visita sorpresa que realizó el presidente Danilo Medina a la zona aprobó la siembra de las 16,000 tareas para el proyecto Esmeralda.

Lugares y fechas clave

Las 16 mil tareas estarán ubicadas en un radio de 20 a 25 kilómetros. En el grupo de cañicultores interesados en poner a “parir” la tierra, comenzaron 139 personas y suman 300 productores. Y todos ellos tienen punto claro: “No se trata de sembrar caña simplemente por sembrar. Ni es caña para azúcar. Es caña con otra visión la que se quiere y tendrán en Chirino y toda la provincia Monte Plata”, según cuentan los involucrados en la iniciativa, entre ellos la ingeniera María Eugenia Recio, coordinadora de la parte de orgánicos y de capacitación de Acamopla.

La panela de la que todas las personas mencionadas antes hablan es el jugo de caña deshidratado, calentado en un proceso natural y solidificado que se transforma en un azúcar natural. Se prepara en diferentes formas. Una de esas formas es en pasta.

Las fechas clave que ha tenido el proceso de relanzamiento de la caña en la provincia Monte Plata han sido las siguientes: el 6 de julio de 2014, el presidente Medina anuncia en el municipio de Guerra el relanzamiento de la industria azucarera. El 3 de mayo de 2015, el presidente Medina visitó la comunidad Rincón Cana, en el distrito municipal de Chirino, en la que anunció la siembra de las 16,000 tareas. También financió la compra de una procesadora de caña. El 30 de junio de 2015 se inicia la siembra de caña en Monte Plata; el 3 de julio de 2015 se firman los contratos para el financiamiento entre el Gobierno, el Consejo Estatal del Azúcar, la Acamopla y la Oficina de Gestión Senatorial de la Provincia Monte Plata (OGS). Y el 30 de noviembre de 2015 el jefe de Estado recibió en su despacho a representantes de Acamopla y de la Federación Dominicana de Colonos Azucareros (Fedoca).

La miel, el jugo y el bagazo son vitales

Un elemento que se le critica a República Dominicana es que se quedó atrás en el proceso de fabricación de derivados de caña y solo se concentró en azúcar, mientras naciones de Centroamérica, India y Colombia desarrollan diferentes productos. Entre esos productos están la panela de caña de azúcar. Pero las experiencias cuentan y se busca aprender de ellas. En el paraje Mata Limón el trapiche que tiene Amado Adón, es una muestra de que “las cosas” por aquí se están haciendo ahora “con otra cabeza”. En la pequeña empresa familiar de Adón la actividad no se detiene y la miel que se extrae con sumo cuidado de la caña se vende a un restaurante de renombre ubicado en Santo Domingo, cuyo nombre no se ofrece en este escrito porque se pidió la reserva del mismo.
Un pedido que hace Adón es que las autoridades arreglen la calle que conduce al paraje donde queda su empresa.

Partiendo de cero, pero muy aliados

El ingenio para panela que el Presidente financió en 2015 (construcción que aún no inicia y que será la base principal del proyecto general) no es cualquier ingenio, dice Peralta. “Es uno que después de agotada la fase de ingenio llevará a la fase de procesar y transformar el producto (incluida la extracción de mieles). La inversión para eso es de US$9.3 millones. El pasado año el mandatario autorizó también en Los Llanos (San Pedro de Macorís) crear otra planta igual que la de Chirino. En Chirino se está partiendo de cero, pero el acuerdo que existe entre el Gobierno (vía el CEA), la OGS, Fedoca y Acamopla cambiará la mentalidad y la integración del productor. Junto al CEA se inició el proceso de siembra en la provincia Monte Plata. Se busca restablecer la caña y el hecho de que haya 3,000 tareas sembradas indica que se camina en esa línea.

Por otro lado, se está iniciando la siembra de 5,000 tareas restantes. Con el CEA se desarrolló la primera parte del proyecto y se camina con la segunda fase, que tiene que ver con el financiamiento, que envuelve RD$72 millones, para las 16,000 tareas, informó el presidente de Fedoca. De esa cantidad, más o menos el 40% será de caña convencional, con el objetivo de “atrapar” los dos mercados (el de orgánico y el de convencional).

El 80% de la panela que se logre del proyecto será para exportación (según un estudio hecho por Acamopla) y el restante 20% será para el mercado local. República Dominicana, de hecho, está viendo en Haití la posibilidad de lograr un buen espacio de venta. “Estamos focalizando eso. Hemos tenido encuentros en Haití, pero también tenemos la venta asegurada con unas gentes de Colombia”, dijo Acamopla.

FUENTE
Share on Google Plus

Noti Campos Editor

Noti campos es el primero periódico digital de la provincia Monte Plata, en la República Dominicana. Tenemos como fin inmediato mantener a la población informada del acontecer en toda la provincia y el País.

0 comentarios :